DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDINARIO

Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de su boca.