TODOS LOS SANTOS (13-noviembre) Y TODOS LOS DIFUNTOS (14-noviembre) DE LA FAMILIA TRINITARIA

SANTOS DE LA ORDEN - DIFUNTOS DE LA ORDEN

TODOS LOS SANTOS DE LA FAMILIA TRINITARIA

13 de noviembre
Por Ángel García Rodríguez

En el día de hoy la Familia Trinitaria celebra la conmemoración de todos sus santos. Junto a ellos, figuras señeras, hay una variedad de trinitarios y trinitarias, religiosos y laicos, que, a lo largo de más de ocho siglos de historia, han glorificado a la Santísima Trinidad, viviendo su consagración religiosa y su misión apostólica en la Iglesia y en el mundo.
Todos han sido muy parecidos a nosotros. Junto a sus virtudes han tenido también defectos. Pero creyeron, esperaron y amaron al Señor y al prójimo. Por eso, hoy están participando de la felicidad de Dios. La Familia Trinitaria les coloca en un altar y ruega a todos ellos para que desde el cielo nos ayuden a soñar y concretizar hoy el Proyecto Trinitario Liberador en favor de los pobres y cautivos.

Evangelio
Mt. 5, 1-12a: “Estad alegres y contentos, porque vuestra
recompensa será grande en el cielo”

Comentario
Jesús desde la fe en Dios rompe los esquemas religiosos y sociales. No predicaba: “Felices los justos, porque recibirán el premio de Dios”. No decía: “felices los ricos y poderosos, porque cuentan con su bendición”. Su grito era desconcertante para todos: “Felices los pobres, porque Dios será su felicidad”. La invitación de Jesús viene a decir así: “No busquen la felicidad en la satisfacción de sus intereses. Estén felices trabajando de manera fiel y paciente por un mundo más feliz para todos”.
El mensaje de las bienaventuranzas lo escucharon y la hicieron vida los santos trinitarios. Ellos fueron hombres y mujeres que a lo largo de esa larga historia de más de 800 años de la Orden de la Santísima Trinidad, se tomaron muy en serio el Evangelio. Los Santos Trinitarios releyeron las bienaventuranzas a luz de la realidad histórica que les tocó vivir, rezaron, abrieron sus ojos a Dios Trinidad y se comprometieron en el camino de la liberación. Su gran alegría fue contemplar a Dios feliz y contento de ver a sus hijos libres de toda clase de cadenas.

Oración
Oh Dios, fuente de toda santidad,
que nos has reunido de pueblos diversos
para alabanza de la Santa Trinidad,
concédenos caminar con dignidad y perseverancia
en nuestra vocación,
viviendo siempre según el Evangelio.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Palabra del Santo Reformador
Fe y bienaventuranzas
“¡Oh grandeza de la fe!. No me espanto que quien la pierde haga los desatinos y locuras que se escriben hacen los herejes. En ella halla bienaventuranza para el perseguido, reino de los cielos para el pobre de espíritu, consuelo para el que llora, hartura para el hambriento”. (San Juan Bautista de la Concepción. Tomo IV, 47 b. Roma 1830-1831).

 

CONMEMORACION DE TODOS LOS DIFUNTOS DE LA FAMILIA TRINITARIA
14 de Noviembre

Hoy la Familia Trinitaria recuerda y conmemora a todos sus difuntos. Son todos los religiosos, religiosas y laicos que han formado parte de la Familia Trinitaria y han trabajado por la Gloría de Dios Trinidad y la liberación de los cautivos. Ellos están destinados a participar de la bienaventuranza eterna en que se encuentran todos los antepasados en la fe. Esta conmemoración pone de manifiesto la dimensión escatológica, es decir, la orientación hacia la vida eterna, de todos hombres en marcha al Padre.

Evangelio
Jn. 5, 24-29: “Lo mismo que el Padre resucita a los muertos así
también el Hijo da su vida a los que quiere”.

Comentario
A la luz del texto evangélico de hoy, “quien escucha mi Palabra y cree al que me envío, posee la vida eterna”, la Familia Trinitaria se une a todos sus hermanos y hermanas que le precedieron. Jesús explica en este pasaje la perfecta unidad de acción entre el Padre y el Hijo. Consiguientemente él, que es el Hijo, tiene poder sobre la vida y la muerte, y esto le convierte en el juez supremo. Por eso, quien lo acepta mediante la fe, honra al Padre y al Hijo, tiene la vida, y la muerte se convierte en un paso a la vida eterna. Los difuntos trinitarios no son cadáveres muertos para la Familia Trinitaria. Todos ellos, hombres y mujeres que en esta tierra consagraron su vida al servicio de Dios Trinidad y al servicio de los pobres, están vivos. Hoy desde el cielo interceden ante Dios por todos nosotros. No se olviden de rezar por todos ellos que ya llegaron a la meta.

Oración
Dios todopoderoso y eterno,
vida de los mortales y gozo de los santos,
escucha nuestra oración
a favor de los difuntos de la Familia Trinitaria;
líbralos de las cadenas de la muerte
y admítelos en las alegrías de tu reino.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Palabra del Santo Reformador
Quitar comida a los hermanos para dársela a los cautivos
“Los cautivos entre los moros están como leones, bien necesitados de su remedio, que confíen y esperen en Él...a quien están cometido su rescate y remedio. Que si para ello fuere necesario quitar el sustento y comida a los Trinitarios Descalzos de la Santísima Trinidad...se lo quitará y ahorrará el dinero……Y cuando vaya el fraile descalzo a Argel, vaya como ángel, cargado con la comida y sustento de los discípulos que toda la Santísima Trinidad ha escogido para segadores” (San Juan Bautista de la Concepción. Tomo VI, 47a Roma 1830-1831).