SAN VICENTE PALOTTI

SAN VICENTE PALLOTTI, PRESBITERO, TERCIARIO TRINITARIO
22 de Enero
Terciario Trinitario

Ángel García Rodríguez

 

 Vicente Palotti nació en Roma el año 1795. De joven se formó con los Escolapios y cursó sus estudios superiores en el Colegio romano. Recibió la ordenación sacerdotal el año 1818. Comenzó su ministerio enseñando teología en el Seminario Romano. Su obra carismática es el Apostolado Católico, en la que integró a presbíteros y laicos con el fin de afianzar la fe, sobre todo con obras de caridad. Ingresó en la Orden Tercera Trinitaria en la casa de de San Carlino de Roma. Murió el 22 de enero de 1850. Pío XII lo beatificó en 1950 y Juan XXIII lo canonizó en 1963, nombrándolo, poco después, patrono principal de la Pontificia Unión Misional de Clero.

Evangelio

Lc. 10, 1-9: “La cosecha es abundante y los obreros son
pocos”

“La mies es mucha, y los obreros pocos. Rueguen,
pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.
Vayan, miren que les envío como corderos en medio de lobos.
No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias.” Y no
saludéis a nadie en el camino. En la casa en que entréis,
decid primero: "Paz a esta casa." En la ciudad
en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan;
curad los enfermos que haya.


Comentario

Anteriormente Jesús había enviado a sus doce apóstoles y ahora envía otro grupo de setenta y dos discípulos con la misma finalidad evangélica que a los doce; con esto nos quiere enseñar Jesús que la misión de evangelizar no es exclusiva de la Jerarquía sino de todo el que se dice discípulo de Jesucristo. El grito y queja de Jesús de que faltan obreros en la viña del Señor sigue clamando al cielo. Hoy más que nunca se necesitan apóstoles y profetas que nos hablen de Dios; el mundo necesita que le muestren el camino de la Verdad. Se necesitan más obreros que recojan la cosecha; se necesitan hombres que se entreguen a la implantación del Reino en este mundo.

Vicente Palotti, escuchó la voz de Dios que le llamaba a seguirle más de cerca como discípulo y sacerdote. Como Jesús percibió que “la cosecha era abundante pero los obreros eran pocos”. El Señor necesitaba de sus labios, de sus pies y de sus manos para anunciar e implantar el Reino de Dios en este mundo. Este sacerdote que formó parte de la Orden Tercera en nombre de Dios Trinidad consagró su vida a él y a los pobres. Su obra de integración de laicos y sacerdotes para trabajar por el Reino es un desafío que hoy se nos presenta a la Familia Trinitaria para trabajar juntos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos en favor de los pobres y cautivos de hoy.

Oración

Oh Dios,
que suscitaste en tu Iglesia
a San Vicente, sacerdote,
para defender la fe y fomentar la caridad.
Concédenos, que siguiendo sus ejemplos,
manifestemos con el ejemplo y con las obras
la luz de la verdad y el amor fraterno.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Palabra del Santo Reformador

El justo es risa, fiesta y entretenimiento

“El justo en su vida perfecta no es otra cosa sino una risa, una fiesta y entretenimiento para el mundo….Se asombran los ángeles y los justos de vernos hecho tragedia y entretenimiento de los malos”. (San Juan Bautista de la Concepción. Obras Completas. Madrid 1995. Tomo I, p.578).