DOMINGO XXIII TIEMPO ORDINARIO

LECTURAS

Primera lectura

De la profecía de Ezequiel (33,7-9):

Así dice el Señor: «A ti, hijo de Adán, te he puesto de atalaya en la casa de Israel; cuando escuches palabra de mi boca, les darás la alarma de mi parte. Si yo digo al malvado: "¡Malvado, eres reo de muerte!", y tú no hablas, poniendo en guardia al malvado para que cambie de conducta, el malvado morirá por su culpa, pero a ti te pediré cuenta de su sangre; pero si tú pones en guardia al malvado para que cambie de conducta, si no cambia de conducta, él morirá por su culpa, pero tú has salvado la vida.»

Salmo

Sal 94,1-2.6-7.8-9

R/.Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor:
«No endurezcáis vuestro corazón»

Venid, aclamemos al Señor,
demos vitores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos. R/.

Entrad, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo, el rebaño que él guía. R/.

Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masa en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y me tentaron, aunque habían visto mis obras.» R/.

Segunda lectura

De la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (13,8-10):

A nadie le debáis nada, más que amor; porque el que ama a su prójimo tiene cumplido el resto de la ley. De hecho, el «no cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no envidiarás» y los demás mandamientos que haya, se resumen en esta frase: «Amarás a tu prójimo como a tí mismo.» Uno que ama a su prójimo no le hace daño; por eso amar es cumplir la ley entera.

Tercera lectura

Del santo evangelio según san Mateo (18,15-20):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos. Si no les hace caso, díselo a la comunidad, y si no hace caso ni siquiera a la comunidad, considéralo como un gentil o un publicano. Os aseguro que todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. Os aseguro, además, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre del cielo. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.»

HOMILIA- I

EXÉGESIS: Mateo 18, 15 – 20.

El Evangelio de Mateo destaca que Jesús “enseña” (es Maestro); y recopila su enseñanza en cinco grandes discursos. Por eso ha sido llamado “el evangelio del catequista”.

El texto de hoy es un fragmento que pertenece al “discurso sobre la comunidad”. Mateo reúne una serie de instrucciones que señalan los rasgos que deben distinguir a la comunidad de seguidores de Jesús. Este pasaje viene detrás de la parábola de la oveja perdida. Nos muestra cómo uno de los pilares fundamentales es la acogida a los pequeños y débiles en la fe. Se pone de relieve el valor único de cada persona ante Dios y la comunidad. El cristianismo no es, por tanto, una religión individualista; nosotros también hemos experimentado, en ocasiones, el apoyo firme y la valiosa ayuda que nos han prestado otros creyentes en la vivencia de la fe.

Mateo revela un procedimiento disciplinar en tres momentos y marcados por el “si”: “Si tu hermano te ofende…”; “si tu hermano no te escucha…”; “si no les hace caso”. En una comunidad amasada de Evangelio y de culpa, de amor y de egoísmo, ¿qué se puede hacer con el que ha cometido una culpa dentro de la Comunidad? ¿Juzgarlo? La pedagogía de la Comunidad cristiana es ganarse al pecador. Antes de hacer público el error, está el dialogo (amor discreto); después se implica a dos o más personas no como testigos, sino como hermanos (corrección fraterna); en un tercer momento entra la iglesia con su misericordia y poder (perdón). Si también esto fracasa, queda la fantasía inagotable de Dios: la oración, “si dos de vosotros”.

Como en la parábola de la oveja perdida, la corrección fraterna es un proceso en la búsqueda del hermano, realizado con respeto y amor. El trabajo puede culminar en éxito o en fracaso. En el primer caso, “habrás ganado al hermano”. En el segundo caso, hay que considerarlo como “un pagano o un publicano”, expresiones propias de una comunidad aún andando en el judaísmo.

“Allí estoy yo en medio de ellos”. Jesús resucitado está en medio de la Iglesia. Esta convicción es esencial para la Comunidad de Mateo. Al comienzo del Evangelio de Juan es el Emmanuel, el Dios con nosotros; hoy leemos “estoy en medio de ellos”; al final, “estoy con vosotros todos los días”. Los discípulos pueden atar y desatar, retener o perdonar pecados porque Jesús está en medio de ellos.

“Allí estoy yo en medio de ellos”. Jesús resucitado está en medio de la Iglesia. Esta convicción es esencial para la Comunidad de Mateo. Al comienzo del Evangelio de Juan es el Emmanuel, el Dios con nosotros; hoy leemos “estoy en medio de ellos”; al final, “estoy con vosotros todos los días”. Los discípulos pueden atar y desatar, retener o perdonar pecados porque Jesús está en medio de ellos.

COMENTARIO

Corrección fraterna y Jesús. Jesús corrige a los discípulos y a Pedro, pero siempre con amor. Amar no es sinónimo de callar: es asumir. Si tu hermano peca, no lo puedes dejar solo; no dejes de amarlo y mimarlo; asume tu responsabilidad en la suerte de tu hermano.

Los esposos se ayudan mutuamente a corregir sus defectos. Si un hermano se autoexcluye de la Comunidad, hay que seguir amándolo. No debes asumir el papel de fiscal ni de espía doméstico; sólo quien ama tiene derecho a corregir. Lo hará con delicadeza y encontrará el momento y las palabras oportunas.

A cada uno afecta la imagen y el buen funcionamiento del cuerpo al que pertenecemos. Nos atañe la buena o mala conducta, pero también los logros, las mejoras de los que han sido llamados, como nosotros a formar la comunidad de creyentes. Por eso la corrección fraterna es una práctica de servicio, un gesto de solidaridad: no me desentiendo del otro, que forma parte de mi comunidad de fe.

En nuestras comunidades actuales, masivas, no podemos probablemente hacer este proceso de Mateo, diseñado para una comunidad pequeña, en la que todos se conocen y celebran la Eucaristía en casas particulares, pero lo podemos hacer en ámbitos más reducidos: la casa, los grupos de trabajo, el círculo de amistades,…

Atar y desatar: lo que es prometido a Pedro para desempeñar su oficio en la Iglesia universal, le es concedido a la comunidad entera en el ámbito de su incumbencia. El conjunto de sus miembros en su concreción actual tiene la capacidad de decidir en cuestiones disciplinares que afectan a su buena marcha. Al menos en dos: hermanamiento real existente entre los distintos miembros de la Comunidad y en la oración que será escuchada: “allí estoy yo en medio de ellos”. No es una reunión que se hace por costumbre, por disciplina o por un precepto. Son seguidores de Jesús que, “se reúnen en su nombre” y atraídos por él.

La Eucaristía es un espacio creado por Jesús. A las primeras generaciones no les preocupaba mucho el número. A finales del siglo I eran sólo unos 20.000, perdidos en medio del imperio romano. ¿Muchos o pocos? Formaban la Iglesia de Jesús y lo importante era vivir de su Espíritu. En la Iglesia de Jesús no se puede estar de cualquier manera: por costumbre, por inercia o por miedo. Es un espacio definido por el Espíritu de Jesús que nos hace vivir su estilo, aunque seamos dos o tres, la Iglesia se renueva cuando dos o tres se reúnen en el nombre de Jesús.

Manuel Sendín, O.SS.T.

HOMILIA- II

Corregir y perdonar: dos preceptos evangélicos

Según ciertos proyectos educativos actuales hay que dejar a los niños y jóvenes que desarrollen su personalidad libremente, es decir, a impulsos de lo que sienten y viven en cada momento, sin reprimir ninguna inclinación, en un clima de total espontaneidad. Para los que así piensan, corregir equivale a coartar o negar la libertad, un atropello de los derechos humanos entendidos y practicados en clave puramente individualista-egoísta. Pero un crecimiento espontáneo, sin ningún cultivo, favorece, como se sabe, a la malas hierbas. En el evangelio que acabamos de escuchar, el Señor nos instruye acerca de dos puntos importantes para la vida cristiana.

1. Corregir para salvar

En primer lugar, Jesús nos habla de la correc­ción fraterna, cuya finalidad última es la salvación del hermano que anda por un camino extraviado: "Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano". El profeta Ezequiel, por su parte, pone de relieve las consecuencias del ejercicio o dejación de la corrección fraterna:"Si tú no hablas poniendo en guardia al malvado para que cambie de conducta, el malvado morirá por su culpa, pero a ti te pedirá Dios cuenta de su sangre. Pero si tú pones en guar­dia al malvado para que cambie de conducta, si no cambia de conducta, él morirá por su culpa, pero tú has salvado la vida". Detrás de la corrección fraterna está, pues, el amor al herma­no, el deseo de su salvación. Por tanto, ha de hacerse siempre desde el amor y con amor, además de con sinceridad y honradez. Un padre o una madre saben que su hijo o su hija caminan de espaldas a la ley de Dios. Si estos padres aman a su hijo, querrán para él lo mejor, querrán que no se pierda. El amor por su hijo, por el bien de su salvación, les impulsará a corregir aquellas actitudes y comportamientos negativos que observan en él. Pues bien, Jesús nos dice que esto ha de hacerse con gran discreción, con mucha prudencia: "repréndelo a solas entre los dos", es decir, en una conversación pacífica y sosegada, pues en esta clase de diálogos no valen mucho los argumentos de autoridad: ‘¡tú haces esto porque yo te lo mando!’. Pero para que la corrección tenga éxito, el argumento decisivo es el de la propia vida, el del propio testimonio. A esto queremos aludir cuando decimos que la corrección ha de hacerse desde la sinceridad y la honradez. Si los hijos no ven que los padres cumplen lo que les aconsejan a ellos, todo es inútil. Por eso, la corrección fraterna es difícil y muy exigente para quien la hace: pues antes de denunciar la paja en el ojo ajeno, hay que retirar del propio la viga que nos impide corregirnos a nosotros mismos.

2. El ministerio de la reconciliación

El segundo punto de la enseñanza del Evangelio de hoy se refiere a otro asunto que, a pesar de ser decisivo para nuestra propia salvación, no le damos la importancia debida. Se trata del perdón de los pecados. A este respecto dice Jesús con toda claridad: "Os aseguro que todo lo que atéis en la tierra quedará  atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo".  El atar y desatar se refiere al perdón de los pecados en el sacramento de la penitencia. Pues bien, a la vista de la huída masiva de los cristianos de este sacramento fundamental, hay que decir: o que no tomamos en serio las palabras del Señor, o que no tomamos en serio nuestra propia salvación. Y si esto fuera así, es lógico que no estimemos o no nos preocupe la salvación del prójimo; por eso, la corrección fraterna para que el hermano no se aparte del camino del bien, se practica escasamente entre nosotros. El sacramento de la penitencia para el perdón de los pecados no puede entenderse ni aceptarse más que desde el convencimiento de que es un don de Cristo para nuestro bien, para acompañarnos en el camino de la salvación. Según la palabra de Jesús, Dios no acepta la reconciliación con él al margen de la comunidad, es decir, de la Iglesia. Pues toda comunicación de Dios a nosotros y toda relación nuestra con él está asegurada y expresada  a través de determinados signos que realizan lo que significan. Estos signos son los sacramentos de la Iglesia instituidos por Jesucristo. Así, por el signo del agua bautismal somos incorporados a la Iglesia, Cuerpo de Cristo; por el signo del pan y del vino consagrados comulgamos con Cristo mismo. Pues igualmente, por el signo de la absolución sacramental, Dios nos perdona los pecados, es decir, desata en el cielo lo que la Iglesia ha desatado en la tierra: el vínculo de nuestros pecados. Esta es la certeza que nos da el sacramento, y que no es posible conseguir en un arreglo privado entre el alma y Dios. ¡Deberíamos agradecer incesantemente este don del amor de Cristo que nos permite restablecer la comunión con Dios rota por el pecado!¡Deberíamos estimar aquel sacramento que nos devuelve la paz de la conciencia y la amistad de Dios!

 “A nadie le debáis nada, más que amor”, nos ha dicho San Pablo. Es el amor el que nos impulsa a querer el bien del hermano, por eso la corrección, y nuestro propio bien, por eso la práctica del sacramento de la reconciliación. Se lo vamos a pedir hoy al Señor como fruto de esta Eucaristía, ya que él mismo nos ha dicho:"Os aseguro que, si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, se lo dará mi Padre. Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos".Que Cristo en medio de nosotros nos alcance la renovación de nuestra vida cristiana como él desea para nuestro bien y por los medios que él ha previsto y nos ha dejado como expresión de su amor por nosotros.

 José María de Miguel, O.SS.T.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA de imagen