BEATO MARCOS CRIADO

BEATO MARCOS CRIADO, PRESBITERO Y MÁRTIR

24 de Septiembre

Por Ángel García Rodríguez

El beato Marcos Criado nació en Andujar (Jaén) el día 25 de abril de 1522. Ya de pequeño sus biógrafos hacen resaltar su piedad mariana. En la flor de su juventud pide ser admitido como religioso Trinitario en el convento que los Trinitarios calzados tenían en su pueblo. Allí se formó y fue ordenado sacerdote. Se sentía especialmente llamado al ministerio de la predicación. Los púlpitos de Jaén, Úbeda, Baeza, Ronda, fueron testigos de su encendida elocuencia.
 Por los años de 1560 los obispos de Guadix y Almería pedían a los Trinitarios que les enviasen misioneros para predicar la fe cristiana a los moriscos. Los dos valientes misioneros trinitarios salieron hacia su difícil misión. El P. Pedro falleció antes de iniciar la misión. Se quedó sólo el P. Marcos, más no por eso se echó atrás, sino, con gran ánimo y espíritu de sacrificio, partió hacia las Alpujarras en donde se encontraban los moriscos. A pesar de las dificultades y de las amenazas, fray Marcos comenzó su misión consolando y dando ánimo a los cristianos e intentando anunciar el Evangelio a los que creían en Cristo. Las amenazas no tardaron en hacerse realidad. Los fanáticos musulmanes le juraron venganza. Asechanzas, palizas, desprecios…estaban a la orden del día. Alguna vez lo dejaron ya por muerto.
 En medio de todas estas persecuciones se mantuvo siempre valeroso y dispuesto a dar su sangre por Cristo. La última paliza le sobrevino el 21 de septiembre de 1569. Sus enemigos lo llevaron a un bosque. Lo ataron a un árbol. Entre los golpes le conminaban a renunciar de su fe cristiana. Fray Marcos respondía: “¿Renegar de Cristo? ¡Jamás!”. Entonces llenos de odio lo cuelgan al árbol, hasta que sus pies no toquen el suelo. Pasó toda la noche en esta posición. Por la mañana, viendo que todavía estaba vivo y cantaba las alabanzas del Señor, lo apedrearon hasta dejarlo por muerto. Pasó la jornada y la noche del 24 en esta posición. El 25, viendo que no moría, un morisco le abrió el pecho y le extrajo el corazón.
Ante aquellas sangrientas atrocidades, los moriscos no sabían donde meterse. Algunos arrepentidos se convirtieron a la fe cristiana. Así fr. Marcos Criado moría martirizado cerca del pueblecito de la Peza (Granada), el día 24 de octubre de 1569. Fue beatificado por el papa León XIII el día 24 de julio de 1899.

Evangelio:
Mc. 16, 15-20: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio”

Comentario
El mandato misionero de Jesús está situado en el marco de varias apariciones del Resucitado. Las apariciones son contactos personales con el mismo Jesús de Nazaret, que murió y resucitó; son experiencias de fe. De dicha fe se sigue la total transformación personal de los discípulos que son enviados por el mismo Jesús a anunciar la Buena Nueva: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio”.
El beato Marcos Criado es consciente de la necesidad misionera de la Iglesia y de la Orden. Él se ofrece para la tarea de la evangelización entre los moriscos. Pero como otro Cristo será incomprendido, rechazado y martirizado. Marco Criado invita hoy a la Familia Trinitaria a no perder el ardor misionero y a estar dispuestos a proclamar el Evangelio en medio de las vicisitudes y persecuciones. El S.I.T (Solidaridad Internacional Trinitaria), obra en favor de los cristianos perseguidos por su fe tiene en el beato Marcos Criado a un verdadero referente del precio de ser cristiano.

Oración
Omnipotente y eterno Dios,
que hiciste del mártir beato Marco Criado
distinguido apóstol de tu palabra;
concédenos, en tu bondad y por tu intercesión,
confesar con nuestras vidas
la fe que profesamos.
Por nuestro Señor Jesucristo.


Palabra del Santo Reformador
Sufrimientos y penas de los cautivos
“Impedidos caminar, cargados de hierros, con cargas pesadas, desmayados y caídos por no haber desayunado, están como Daniel en el lago de los leones. Abrásese el mundo de caridad” (San Juan Bautista de la Concepción. Tomo VI, 53 b. Roma 1830-1831).